Sáb. Jun 15th, 2024

El español Tosha Schareina, que defendía el liderato en motos obtenido el viernes tras la primera victoria dakariana de su trayectoria, ha abandonado el rally Dakar 2024. El piloto valenciano de Honda cayó en el kilómetro 240 de la especial, disputada en una zona volcánica de senderos serpenteantes, en una zona de piedras traicioneras. El joven corredor, que marchaba segundo en el momento del accidente, fue evacuado en helicóptero medicalizado después de más de hora y media parado en el lugar del impacto con serios dolores en el brazo. Él mismo confirmó a EL PAÍS y el resto de medios españoles desplazados al rally el diagnóstico definitivo tras pasar por el hospital en Medina: fractura en la muñeca izquierda y del acromion, un hueso de la clavícula, en el hombro derecho. Si los médicos en España determinan que debe pasar por quirófano, esta misma noche tomará el avión de vuelta para operarse y empezar la recuperación cuanto antes.

“Es un golpe muy duro salir del Dakar en un año que está siendo tan bueno, y más aún tras haber hecho una muy buena prólogo”, lamentaba. “Soy tranquilo, no cometo muchos errores, y por eso me da más rabia acabar así este Dakar. Pero ya lo sabemos, es una carrera loca y puede pasar de todo”, se resignaba. El piloto recibió en primera instancia la asistencia del botsuano Ross Branch (Hero), que estuvo junto a él unos 25 minutos y a la postre ganó la etapa con un tiempo de 05h13m55s para colocarse líder en la tabla. “Estaba pilotando muy lento, intentaba adelantar a Toby (Price, de KTM). Golpeé algo con la rueda trasera, y me caí yendo lento. Estábamos haciendo una muy buena etapa, era una parte bastante lenta, donde no había peligro, pero iba detrás del polvo y he cogido algo y me he caído, con tan mala suerte que el golpe nos deja fuera”, analizó.

El helicóptero no actuó de inmediato ya que Schareina, de 28 años, se encontró bien en todo momento, más allá de las fuertes molestias en la extremidad. “Estaba siendo una especial muy dura, con mucha piedra. En el primer repostaje me sentía muy bien… el fallo ha sido ir demasiado relajado, y lo hemos pagado”, contaba con madurez, sin dudar a la hora de lanzarse a la autocrítica, sentado en las escaleras de la autocaravana. La caída, detalló, llegó sobre arena negra mientras seguía la trazada única marcada por el resto de competidores.

El piloto de raíces alemanas participaba en su tercer Dakar después de convertirse en la gran revelación de 2023 en el mundo del rally-raid. Tras debutar en la prueba en 2021 con una 13ª posición y terminar como segundo mejor novato en su estreno, se perdió la carrera en 2022 por problemas burocráticos en su proyecto con el GasGas Aspar y volvió a impresionar con otro 13º en la pasada edición. Sus buenas actuaciones recientes le ganaron una plaza en el equipo Honda oficial, con el que ha logrado ya una victoria y dos podios mundialistas. Su segundo puesto en el rally de Sonora, en México, impresionó a los responsables de la marca japonesa, y poco después supieron a ciencia cierta que habían cazado un diamante en bruto cuando ganó el Desafío Ruta 40 en Argentina.

Sabedor de que la falta de experiencia en el Dakar pesa, Schareina encara este nuevo bache en su trayectoria como una nueva lección de la carrera más dura del planeta: “Hemos hecho una gran temporada con la victoria en el Mundial, y ya nos toman en cuenta. Con lo que hemos hecho en el Dakar ya saben que podemos estar ahí, pero al final también hay que ser regular y acabar igual que se empieza”. Un despiste y una piedra bastan para decir adiós al sueño.

La primera especial del Dakar 2024 arrancó además con otro contratiempo notable en la categoría de coches. El francés Lionel Baud, de Toyota, se accidentó con un espectador nada más salir en la especial de 417 kilómetros entre Al Ula y Al Hanakiyah. El piloto francés, que abría pista para las cuatro ruedas de rebote, tras llegar tarde el primer coche en el orden del día, tuvo el percance con la víctima a 200 metros del punto de partida y se dio media vuelta para alertar a la organización, provocando un retraso de una hora hasta la reanudación de la prueba. La persona herida fue atendida por los servicios médicos y trasladada al hospital más cercano. Por ahora se desconocen más detalles de su estado. La etapa a cuatro ruedas se la llevó el belga Guillaume de Mevius (Toyota), de 29 años, con un tiempo de 4h35m59s. Carlos Sainz protagonizó una gran remontada tras salir muy retrasado para finalizar segundo a 1m44s del ganador y sacar un colchón de más de 10 minutos sobre el resto de favoritos al Touareg. La persona herida fue atendida por los servicios médicos y trasladada al hospital de Medina con una doble fractura de tibia y peroné. El director del Dakar, David Castera, confirmó a este periódico que se trata de un turista extranjero y que su vida no corre peligro.

La etapa a cuatro ruedas se la llevó el belga Guillaume de Mevius (Toyota), de 29 años, con un tiempo de 4h35m59s. Carlos Sainz, que sufrió tres pinchazos y rozó el desastre, protagonizó para su alegría una gran remontada tras salir muy retrasado. El madrileño finalizó segundo a 1m44s del ganador y sacó un colchón de más de 10 minutos sobre el resto de favoritos al Touareg en la general. “Esto acaba de empezar”, acordaron tanto el de Audi como el campeón reinante, un Nasser Al-Attiyah que cedió 24m47s en meta con el BRX.

En medio de la escabechina generalizada, Laia Sanz brilló con su buggy en 23ª posición. Superó a varios de los tótems de la carrera en una etapa de pura supervivencia, marcada por los constantes pinchazos y la amenaza de quedarse sin ruedas de recambio.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y X, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.