Dom. Jun 16th, 2024
Brian Ocampo lucha con el jugador del Arandina durante el partido de segunda ronda de la Copa del Rey.Paco Santamaría (EFE)

El miércoles fue el Barbastro y el jueves la Arandina. Dos equipos de Segunda RFEF, el cuarto escalón de las categorías del fútbol español, llegan a los dieciseisavos de final de la Copa del Rey y aguardan en el sorteo que se celebrará el próximo martes un rival que saldrá entre Barça, Madrid, Atlético u Osasuna, los cuatro participantes en la próxima Supercopa. La Arandina, colista en uno de los cinco grupos de Segunda RFEF, derrotó al Cádiz (2-1), que con Almería y Granada conforman la escueta nómina de equipos de Primera que no han logrado colocarse entre los 32 últimos supervivientes de la competición. Siguen en pie además nueve equipos de Segunda (Espanyol, Huesca, Tenerife, Cartagena, Burgos. Amorebieta, Elche, Racing de Ferrol y Eibar) y Castellón, Unionistas, Málaga y Lugo alzan la bandera de 1ºRFEF en un sorteo que deparará 16 emparejamientos que se disputarán entre los días 6 y 7 de enero. Solo habrá un duelo entre equipos de Primera.

El Cádiz se fue eliminado de Aranda de Duero, localidad burgalesa sobre la que cayó una manta de agua en las horas previas al partido. El campo se encharcó y el cuadro andaluz padeció un calvario porque encajó un gol nada más empezar y ya fue a remolque en un duelo condicionado por el fuerte viento y el estado del terreno de juego, con espacios en los que la pelota ni botaba ni rodaba. Con todo, Fede San Emeterio enjugó apenas sobrepasada la media hora el tanto inicial del lateral Haji Ceesay y pareció que ya llovía menos, tanto en Aranda como para el Cádiz. Pero el equipo local supo adaptarse mejor a las exigencias del escenario y explotó su pericia a balón parado para que Jorge Pesca, un veterano central que además es natural de la localidad burgalesa, firmase con su testa el tanto de un triunfo histórico.

Si todo se adereza con una afición local entusiasta hay citas que se convierten en un calvario para los favoritos, por muy buena dinámica que traigan. Le ocurrió al Girona en Orihuela ante un oponente que pelea por la permanencia en Segunda RFEF. El pujante equipo dirigido por Míchel se adelantó con un gol de Pablo Torre, pero le remontaron tras sendos cabezazos de los centrales locales.

Resultados de la jornada en la Copa

Arandina, 2; Cádiz, 1

Linares, 1; Elche, 3

Racing Ferrol, 1; Leganés, 0

Melilla, 1 (1); Eibar, 1(4)

Orihuela, 2; Girona, 5

Sestao River, 1; Celta, 2

Cayón, 0; Athletic, 3

Antes de la hora de partido el técnico del Girona quiso pisar el acelerador y llamó a Yan Couto, Miguel Gutiérrez y Savinho. Tenía enfrente a un rival que no sólo estaba replegado sino que lucía fuerte y vigoroso en los duelos, pero el extremo brasileño generó un desequilibrio para conectar con Pablo Torre y abrir la zaga. Stuani puso la firma ante el gol. En diez minutos viró todo: el atacante charrúa también remató a la red un servicio de Miguel Gutiérrez con veinte minutos por jugar. Justo en ese momento otra eliminatoria daba un vuelco cuando en Sestao el zaguero del Celta, Unai Núñez, desviaba hacia su portería un centro al área.

El Celta llevaba casi una hora de partido mandando en el marcador gracias a un gol de Douvikas. Rafa Benítez había dado descanso a Aspas, Bamba y Guaita, que se quedaron en Vigo, pero el empate disparó las alarmas en el cuadro celeste, que acumula desdichas en la Liga. Pero encontraron alivio en un penalti absurdo señalado en un salto del lateral local Álvaro Mateo con Kevin Vázquez en el pico del área. Douvikas volvió a anotar (1-2) y en Orihuela redondearon el marcador Portu y Valery para el Girona (2-5). Menos apuros pasó el Athletic, que goleó al Cayón (0-3).

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y X, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.