Dom. Jun 16th, 2024

(CNN) — Scott Lieberman, un estadounidense que vive en San Francisco, siempre supone que era adoptado de Chile. Lo que no sabía era que había sido robado cuando era un bebé.

«Viví 42 años de mi vida sin saber que había sido robado, sin saber lo que ocurría en Chile en los años 70 y 80, y quiero que la gente lo sé (…). Hay familias ahí fuera que aún pueden reunirse» , dijo Lieberman.

Durante la dictadura del general Augusto Pinochet (1973-1990), muchos bebés fueron entregados a agencias de adopción. Algunos de los niños procedieron de familias ricas, y se los quitaban o entregaban para proteger su reputación. Otros bebés de familias más pobres eran directamente robados, como parece ser el caso de Lieberman.

En la última década, CNN ha documentado múltiples casos de bebés chilenos que fueron robados al nacer. Las autoridades del país afirman que sacerdotes, monjas, médicos, enfermeras y otras personas conspiraron para llevar a cabo adopciones ilegales, cuyo motivo principal era el lucro.

Las autoridades chilenas afirman que el número de bebés robados podría ascender a millas, pero la investigación del país sobre las adopciones controvertidas ha languidecido a lo largo de los años. Algunos de los que participaron en las adopciones ilegales han muerto. Muchas de las clínicas u hospitales donde supuestamente se robaron los bebés ya no existen.

Cuando Lieberman entró en el escándalo hace unos meses, empezó a preguntarse si a él había ocurrido lo mismo, y empezó a reconstruir la historia de dos familias engañadas, en Chile y Estados Unidos.

Niños robados

La historia de Lieberman comienza a finales de 1979 en la ciudad de Cañete, ubicada en la región del Biobío, en el centro de Chile. Su madre, Rosa Ester Mardones, que entonces tenía 23 años, acababa de entrar de que estaba embarazada. Como era soltera y se encontraba en una situación económica difícil, buscó ayuda, según su hija Jenny Escalona Mardones, dos años mayor que Lieberman.

Escalona contó en la CNN que unas monjas católicas fueron a visitar a su madre y le ofrecieron un trabajo en Santiago, la capital, donde «haría trabajos domésticos en la casa de un médico».

Una vez Santiago, también recibió ayuda de una asistente social que, según Escalona, ​​parecía especialmente interesado en el caso de Mardones. A lo largo del embarazo, cuenta Escalona, ​​la asistente social firmó a la madre múltiples documentos que la joven campesina no entendía del todo.

El bebé nació el 21 de agosto de 1980 en la Clínica Providencia de Santiago. Estaba sano, pero Rosa Ester Mardones apenas pudo verlo tras el parto. El asistente social asumió la custodia y se llevó al bebé, incluido antes de que su madre habría abandonado el hospital, cuenta Escalona.

Cuando Mardones buscó a la trabajadora social para preguntar por el bebé, fue amenazada.

«No vendas más a buscar al bebé porque, si lo haces, llamaré a la policía y te detendrán», dijo Escalona a su madre.

«Tú hijo está ahora en Holanda o Suecia. Estás en otro país. Eres una mujer pobre y soltera, y no eras capaz de criar a otro niño. De todas formas, renunciaste a la patria potestad».

Durante la dictadura, hacer demasiadas preguntas era arriesgado. Para una mujer como Mardones, pedir ayuda a la policía habría sido impensable.

El bebé estaba efectivamente en otro país, pero no en Europa. Una pareja estadounidense lo había adoptado y había hecho todos los trámites para llevar legalmente a Estados Unidos, donde el bebé, que ahora se llama Scott Lieberman, creciente.

Scott y su media hermana, Jenny Escalona, ​​en la tumba de su madre en Chile. (Cortesía de Nos Buscamos)

«Me siento más completo»

En una entrevista concedida a CNN, Lieberman, que ahora tiene 42 años, dijo que sus padres adoptivos nunca sospecharon que habían estado adoptando a un bebé que había robado a su madre biológica.

No ha sido hasta finales del año pasado, cuando Lieberman, trabajó como editor de vídeo, dejó un reportaje sobre adopciones ilegales en Chile, empezó a preguntarse si éste había sido también su caso.

Con la ayuda de Nos Buscamos, una organización chilena sin ánimo de lucro que buscaba reunir a niños que fueran separados de sus padres biológicos, descubrió que tenía una media hermana. Con la ayuda de MyHeritage, una empresa de genealogía online, Lieberman y Escalona se han encontrado pruebas de ADN que confirmarán su padre.

Lieberman mostró a CNN su partida de nacimiento chilena y su acta de nacimiento, así como sus documentos de adopción de Estados Unidos.

El 11 de abril, Lieberman voló a Chile para reunirse con su familia biológica. Su madre había muerto de cáncer de huesos en 2015, a la edad de 58 años. Nunca supone que su hijo había sido adoptado por una familia estadounidense y que regresaría a Chile natal menos de una década después.

En cambio, conoció a su media hermana en el aeropuerto de Concepción. Ella no habla inglés y el español es básico, pero no hicieron falta palabras. A pesar de ser desconocidos semanas antes, ahora se abraza como si se conoce de toda la vida. Nadie, ni siquiera quienes les rodeaban, tenía los ojos secos.

Al preguntarle cómo se sentía al regresar a su país natal, Lieberman respondió: «Muy bien. Casi toda mi familia está ahí. Es increíble. Tanto amor». También había alcanzado a miembros de su familia ampliada y más tarde se reunirá también con su padre biológico.

Su hermana, Escalona, ​​dijo sentirse «muy feliz», pero sin palabras.

Lieberman cree que fue afortunado, sobre todo cuando pensa en aquellas madres e hijos que no se han encontrado.

«Ella sabía que yo existía. Hay otras madres a las que les dijeron que sus hijos habían nacido muertos. No saben que sus hijos podrían seguir vivos en otro país», afirma Lieberman.

Lieberman pasó 12 días en Chile, donde visitó la tumba de su madre biológica junto a su hermana.

«Antes no sentía que mi vida no estuviera completa. Recibí mucho amor de mi familia mientras crecía. Tengo mucho amor de mis amigos. Pero ahora, es raro, pero me siento más completo.», declaró Lieberman a CNN después de volver en San Francisco desde Chile.

Escalona cree ahora que las monjas que fueron a visitar a su madre cuando se quedó embarazada, así como el médico en cuya casa trabajaba, conspiró con la trabajadora social para robar a su madre a su medio hermano.

Cuenta además que su madre nunca le contó nada sobre su hermano. Creo que una combinación de vergüenza, dolor y tristeza impidió que lo hiciera.

«Nunca, nunca, mi madre habló del hecho de que había tenido un hijo y que se lo habían robado. Fue una verdad dolorosa que se guardaba durante muchos años. Incluso creo que el dolor se la quitó», afirma Escalona.

Lo que Escalona sabe es por un pariente cercano que ayudó a su madre. Ese familiar estuvo con su madre durante el embarazo y conocer los detalles sobre el nacimiento del nacimiento y cómo se llegó a su madre, dijo Escalona.

La verdad ha ayudado a Escalona a comprender cosas sobre su madre que antes parecían desconcertantes, como la decisión de su madre de vivir cerca del aeropuerto de Santiago en los últimos años de su vida.

«Le gustaba ir al aeropuerto y nos pedía que la acompañaba. Se sentaba a mirar a la gente, sobre todo a los que legaban», cuenta Escalona.

Ahora creo que su madre esperaba que su hijo volviera.

Su madre regresó a Cañete justo antes de morir, donde solía decir: «Ya no oigo los aviones».