Sáb. Jun 15th, 2024

En el lugar en el que destacó Erling Haaland, con su aspecto de tanque blindado y 1,94 metros de estatura, empieza a emerger otro delantero totalmente diferente, que mide 1,78, pero tiene la portería entre ceja y ceja. Karim Konaté, la perla marfileña de 19 años, que fichó la temporada pasada por el Red Bull Salzburg, rival en la Champions de la Real Sociedad (18:45, Movistar), renovó hace tres semanas su contrato con el club austríaco para las próximas cinco temporadas.

Probablemente, como en el caso de Haaland, no las completará si continúa su progresión, porque los grandes clubes de Europa ya tienen la mirada puesta en él, y el equipo de la ciudad en la que nació el niño prodigio por excelencia, Wolfgang Amadeus Mozart, estaría dispuesto a hacer caja con el nuevo joven precoz que entusiasma a sus paisanos.

Será la gran amenaza de la zaga realista en el Red Bull Arena. Llegó a Salzburgo desde su país, después de haber debutado ya con la selección de Costa de Marfil, y pasó a formar parte del Liefering, uno de los equipos filiales del RB, con el que marcó 15 goles en 18 partidos, recién cumplida la mayoría de edad. Además, participó con el equipo juvenil del Salzburg en la Youth League, y en siete partidos anotó seis goles y dio dos asistencias. Con esos antecedentes, Konaté se fue integrando poco a poco en el primer equipo. Jugó 186 minutos en nueve partidos y sumó tres goles.

El exjugador del Salzburg, Zlatko Junuzovic, que ejerce ahora de asesor del club austríaco, aseguraba en mayo pasado que el futuro de Konaté es muy prometedor. “Estoy lejos de compararlo con Haaland, pero tiene los mismos objetivos”, decía. “Se asegura de marcar el gol y no de intentar nada vistoso. Tiene un objetivo en mente y lo ejecuta”.

Para Christoph Freund, director deportivo del Bayern, que lo fue la temporada anterior del Salzburg, “Karim es uno de los jugadores más talentosos y emocionantes que he visto en mi vida y sabemos qué delanteros han pasado por este equipo”, confiesa en declaraciones a Sky Sports. “Es un jugador excepcional y estoy casi seguro de que tendrá una gran carrera porque tiene la cabeza lúcida, trabaja duro y sabe lo que quiere”. Y apostilla: “También apuesto a que será el máximo goleador de Austria este año”.

El rival de la Real perdió a Sesko, que se fue al Leipzig, Okafor, que fichó por el Milan y Diakité, que juega en el Reims, así que Konaté fue escalando posiciones en el escalafón, hasta convertirse en una de las claves de su equipo. En los nueve partidos que ha jugado de la Bundesliga de Austria, ha marcado cinco goles, más otros dos en la Copa.

Konaté comenzó a jugar al fútbol en la calle, como todos los niños de Costa de Marfil, destacaba en su barrio y se integró en la academia del ASEC Mimosas, el mejor equipo de su país. Los dirigentes del club se fijaron en sus cualidades cuando destacó como máximo goleador de un torneo infantil que perdió su equipo. Entre 2020 y 2022, todavía en edad juvenil, contribuyó a los títulos nacionales de su equipo con una ratio de casi un gol por partido. Varios equipos europeos se interesaron por él. “Elegí el Salzburg. Fue la mejor elección teniendo en cuenta su pasado con jugadores africanos y con el objetivo de desarrollarme”, explicaba el jugador en una entrevista con Actu Foot Afrique.

“Vinieron a Abiyán y luego me invitaron a visitar las instalaciones. Pensé que este era el club para mí”. Con obsesión para el gol y un gran remate de cabeza pese a no llegar a 1,80 metros, Konaté será la amenaza de la Real Sociedad. No lo sería si hubiera cumplido su gran sueño europeo: “Siempre quise jugar en el Olympique Lyonnais”.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y X, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites