Sáb. Jun 15th, 2024

Shohei Ohtani se queda en Los Ángeles. La superestrella japonesa del béisbol ha elegido a los Dodgers como su próximo equipo en el que ha sido el fichaje bomba de los deportes en Estados Unidos. Ohtani, un perfil único que puede jugar las posiciones de lanzador y ser al mismo tiempo un potente bateador, ha aceptado un contrato de 650 millones de euros por los próximos 10 años con la franquicia angelina. “Quiero luchar no solo por los Dodgers, sino por todo el mundo del béisbol”, ha escrito el deportista de 29 años en Instagram, donde ha dado a conocer su decisión tras días de negociaciones con varios equipos.

Nez Balelo, el representante de Ohtani, ha calificado el fichaje de “único”. “Es un contrato histórico para un jugador legendario”, aseguró en un comunicado. El acuerdo ha sido anunciado este sábado después de cuatro frenéticos días donde se intensificaron las negociaciones para hacerse con el agente libre. El deportista escuchó ofertas serias con Toronto, San Francisco y los Cubs de Chicago.

El contrato es un 64% más alto que el récord previo logrado en 2019 por el jardinero central Mike Trout, quien obtuvo 426 millones de dólares por 12 años con los Angels de Los Ángeles. Ohtani juega en Estados Unidos desde 2018. Aterrizó entonces en ese mismo equipo, que juega en la ciudad de Anaheim, al sureste de Los Ángeles. Su salario anual allí es de casi 40 millones de euros.

El lanzador recibirá ahora 65 millones de euros anuales. La cifra pulveriza otros grandes contratos firmados por lanzadores estrellas de la MLB, la liga de béisbol. Max Scherzer y Justin Verlander acordaron en 2021 recibir unos 40 millones de euros anuales por vestir la camiseta de los Mets de Nueva York, una franquicia que invirtió agresivamente con la esperanza de conseguir un título. Sin embargo, fracasaron.

El contrato de Ohtani incluso trasciende las fronteras del béisbol. Supera también a los acuerdos firmados por otras estrellas deportivas de Estados Unidos. Rebasa los 420 millones de euros de Patrick Mahomes, ganador de dos Super Bowls, con los Kansas City Chiefs de la NFL. También eclipsa el contrato de Lionel Messi con el Inter de Miami que se calcula que ronda sobre los 20 millones de euros anuales. El argentino ganaba en el Barcelona 138 millones de euros anuales. En 2021 decidió rebajarse el salario a la mitad por cuatro temporadas.

Ohtani, quien nunca ha jugado un partido de playoffs en Estados Unidos, llega a los Dodgers con la presión de obtener un campeonato. El equipo, con una de las nóminas más abultadas del béisbol profesional, no ha podido conseguir nuevos títulos desde 2020, cunado conquistaron la Serie Mundial en plena pandemia. Es el único título en 35 años a pesar una de las fuerzas dominantes de la Liga Nacional. Perdieron dos finales consecutivas en 2017 y 2018 frente a los Astros de Houston y a los Red Sox de Boston, respectivamente.

La ayuda de Ohtani, sin embargo, se tendrá que enfocar a la caja de bateo por el momento. El japonés fue operado del ligamento del codo derecho, su brazo lanzador, en septiembre. Su representante había anunciado entonces que el jugador no lanzará en toda la temporada 2024, aunque sí podrá batear. Su regreso al montículo está previsto para 2025. Fue sometido a la operación cuando lideraba la Liga Americana con 44 home runs y 95 carreras impulsadas. Como lanzador llevaba un récord de 10 ganados y 5 perdidos en 23 inicios.

El astro japonés deberá entonces impulsar al equipo, que se ha visto lastrado por problemas de lanzadores. El pitcher estrella, Clayton Kershaw, se encuentra en el ocaso de su carrera. El mexicano Julio Urías, otro destacado abridor, fue apartado del equipo por un escándalo de violencia machista. Dave Roberts, el entrenador de los Dodgers, reveló la semana pasada que fichar a Ohtani “era la prioridad más importante” del equipo. Las palabras de Roberts fueron las únicas de todo el mercado de invierno que hicieron públicas las negociaciones de una franquicia con el japonés.

El núcleo cercano del jugador ha guardado silencio sobre la intervención quirúrgica de Ohtani, realizada para reducir dolores y recuperar movilidad en el lanzamiento. Es la segunda operación de este tipo a la que se somete desde 2018. Balelo dijo entonces en un comunicado que el compromiso de su cliente era seguir siendo un jugador dual. Esto ha sido puesto en duda por algunos analistas en Estados Unidos, que creen que será difícil que el japonés mantenga a largo plazo el increíble desempeño que ha mostrado desde 2021.

Ohtani es un fenómeno único en la liga. Ha sido votado el MVP, el jugador más valioso de la Liga Americana, en 2021 y 2023 (quedó en segundo sitio el año pasado). Este año, llevó a Japón a conquistar el Clásico de Béisbol, el Mundial del deporte, celebrado en Estados Unidos. Ohtani lideró a su equipo frente los anfitriones y logró el tercer título internacional para los asiáticos ponchando como cerrador en la última jugada a su compañero de los Angels Mike Trout. Con los Dodgers, Ohtani está llamado a disputar nuevas finales.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y X, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.