Sáb. Jun 15th, 2024

El Kremlin dijo el lunes que ha terminado un acuerdo negociado por la ONU para permitir el paso seguro de las exportaciones de cereales de Ucrania por el Mar Negro, alegando que no se habían cumplido las condiciones de Rusia.

«Los acuerdos del Mar Negro han dejado de ser válidos hoy», dijo Dmitry Peskov, secretario de prensa del presidente Vladimir Putin, citado por la agencia de noticias estatal TASS.

«Como dijo antes el presidente de la Federación de Rusia, la fecha límite es el 17 de julio. Desgraciadamente, la parte relativa a Rusia en este acuerdo del Mar Negro no se ha implementado hasta ahora. Por tanto, su efecto es ‘ha extinguido’, dijo Peskov.

«En cuanto se cumplan las condiciones rusas, la Federación Rusa volverá a implementar el acuerdo», dijo.

Rusia notificó a las demás partes su retirada de la iniciativa en una carta enviada al Centro de Coordinación Conjunta con sede en Estambul, creado para supervisar la implementación del acuerdo, confirmó un funcionario de la ONU a POLITICO.

La iniciativa de cereales del Mar Negro, que fue negociada por Naciones Unidas y Turquía hace un año a raíz de la invasión rusa de Ucrania, se renovó por última vez el 17 de mayo por dos meses. Hasta ahora, se han exportado unos 33 millones de toneladas métricas de cereales y semillas oleaginosas en virtud del acuerdo, que se ha ampliado tres veces, ofreciendo una salvavida a los agricultores de Ucrania ya los países con inseguridad alimentaria del sur global .

Los funcionarios europeos denunciaron la decisión de Moscú. «Condeno firmemente el movimiento cínico de Rusia para poner fin a la Iniciativa de Grano del Mar Negro», dijo la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen. dicho en Twitter.

El ministro de Asuntos Exteriores holandés, Wopke Hoekstra, dijo amenazar los precios de los alimentos y la estabilidad del mercado. «Es totalmente inmoral que Rusia siga transformando los alimentos como arma», dijo Hoekstra en una tuit.

‘Basta es suficiente’

Moscú ha dicho repetidamente que no aceptaría una nueva prórroga, alegando que no ve los beneficios del pacto. Las sanciones occidentales «ocultas», dice el Kremlin, están obstaculizando las exportaciones de alimentos y fertilizantes de Rusia y, por tanto, contravengan un segundo acuerdo acordado el pasado julio en virtud del cual la ONU se comprometió a facilitar estas exportaciones durante un período de tres años.

El pasado martes, el secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, envió una carta a Putin para presentar una propuesta de compromiso para satisfacer la demanda del Kremlin de que el banco agrícola estatal de Rusia fuera readmitido al sistema de pagos SWIFT.

Dos días después, Putin reiteró que no se habían cumplido las condiciones requeridas para que Rusia prorrogara el pacto. «Ampliamos voluntariamente este llamado acuerdo muchas veces. Muchas veces. Pero escucháis, al final, es suficiente», dijo el presidente ruso en una entrevista televisiva este jueves por la noche.

«Rusia está exportando cantidades récord de grano», dijo el embajador Jim O’Brien, jefe de la Oficina de Coordinación de Sanciones del Departamento de Estado, en POLITICO en una entrevista antes del anuncio del lunes en Moscú.

«No hay pruebas de que Rusia se vea impedida en sus exportaciones», dijo, y añadió que la UE, EEUU, Reino Unido y la ONU han trabajado muy estrechamente con empresas específicas que se dice que tienen dificultades para abordar sus preocupaciones.

Último barco

El último barco que viajó en virtud del pacto salió el domingo por la mañana del puerto de Odesa de Ucrania, según Reuters. De cara a la fecha límite del 17 de julio, el número de envíos había caído, descendió a 1,3 millones de toneladas métricas en mayo desde los 4,2 millones del pasado octubre, mientras que no se han registrado nuevos barcos bajo la iniciativa desde finales de junio.

Kiev, que acusa a Moscú de sabotear el acuerdo, está preparando rutas alternativas para exportar sus cultivos de cereales y semillas oleaginosas.

Mientras, las agencias de ayuda se están preparando para el impacto del fin del acuerdo sobre los precios mundiales de los alimentos, que dicen que afectará más a los países más vulnerables del mundo en los países con inseguridad alimentaria.

Los precios del trigo aumentaron un 3 por ciento el lunes, lo que llevó a las ganancias acumuladas desde mediados de la semana pasada al 12 por ciento, dijo Carlos Mera, jefe de mercados de materias primas agrícolas de Rabobank. Sin el acuerdo, Ucrania tendrá que exportar la mayor parte de sus granos y semillas oleaginosas por el río Danubio, aumentando los costes de transporte y logística y haciendo bajar los precios para los agricultores, que posteriormente podrían plantar menos, dijo.

«Esta situación significa que los países pobres de África y Oriente Medio dependerán más del trigo ruso», dijo Mera.

La retirada de Rusia de la iniciativa «la convertiría en el único responsable de un golpe devastador en la seguridad mundial del grano», dijo O’Brien. «El presidente Putin es consciente de que si decide impedir o acabar con este acuerdo, causará muchos problemas en el Sur global».