Vie. Jun 14th, 2024

Kiev — Días después de la destrucción de la toma de Nueva Kakhovka, el servicio de seguridad de Ucrania (SBU) publicó lo que dijo que era una llamada interceptada en la que los rusos admiten que estaban detrás del devastador ataque.

En una llamada interceptada, dos hombres con acento ruso —identificados por SBU sólo como dos soldados rusos— hablan de cómo el ejército ruso quería chantajear a Ucrania atacando a la presa, pero las cosas no fueron según lo previsto como las aguas del río Dnipro. derramado por toda la región, inundando decenas de asentamientos y destruyendo ecosistemas.

“No fueron los ucranianos los que volaron la presa. Era nuestro grupo de sabotaje. Querían asustar a la gente con esta presa [attack]. No ha ido según lo previsto”, dice uno de los identificados como oficial del ejército ruso. «Esta presa se construyó en la década de 1950, por lo que se derrumbó rápidamente».

Durante la llamada, uno de los identificados como soldado ruso se quejó de que las autoridades instaladas por Moscú en la parte ocupada de la región de Kherson intentan minimizar la catástrofe.

SBU dijo en un comunicado que la escucha confirma que los saboteadores rusos hicieron explotar a la presa.

El miércoles, los locales de la ciudad ocupada de Oleshky dijeron a POLITICO que las fuerzas rusas parecían desorientadas tras la catástrofe, incluso dejando a sus propios soldados y armas atrás. Sin embargo, en las primeras horas cruciales después del ataque, los rusos impidieron que los locales abandonaran la ciudad inundada, forzando a muchos a sentarse en sus azoteas sin comida ni agua. Al mismo tiempo, las fuerzas rusas bombardeaban activamente las rutas de evacuación en la parte de la región controlada por Ucrania y en la ciudad de Kherson.

Los hallazgos de las escuchas telefónicas no se pueden verificar de forma independiente, pero encajan con los resultados de una investigación realizada por el grupo de análisis ucraniano Molfar, quien afirmó que Rusia estaba detrás de la destrucción de la presa.

Kiev afirma que la destrucción fue causada por los explosivos que los rusos plantaron dentro de la presa y que el objetivo principal de Rusia era detener una contraofensiva ucraniana.

Tras negar inicialmente la destrucción, el Kremlin culpó a Ucrania, y los medios de comunicación controlados por el estado TASS informaron que las fuerzas armadas ucranianas golpearon a la presa con lanza-cohetes.

«Para explotar la presa, hay que arrojar al menos tres bombas de aire que pesen media tonelada en un solo lugar. Esto no se puede hacer con los golpes de un solo misil. Fue una explosión muy potente en tres lugares de la estación . Cuando desmantelamos nuestra estación, lo veremos, el examen lo demostrará», dijo Ihor Syrota, el jefe de la compañía energética Ukrhydronenergo, que gestiona todas las centrales hidroeléctricas en Ucrania, durante un teletón nacional.

Científicos de NORSAR, una agencia noruega y estadounidense que detecta terremotos y explosiones nucleares, informaron de señales sísmicas en la zona al tiempo que el colapso de la presa. Esto indica que hubo una explosión, dijeron los sismólogos. Los satélites espía estadounidenses también detectaron una explosión justo antes del hundimiento de la presa a primera hora del 6 de junio, informó el New York Times, citando a un alto funcionario de la administración de EEUU sin nombre.

Analizando datos de código abierto, vídeos de distintas fuentes e imágenes de satélite, Molfar analytics concluyó que el escenario más probable era el 205 de Rusia.th una brigada de rifles motorizados está detrás de la explosión en la presa, citando publicaciones en las redes sociales de la brigada y sus afiliados.

En el canal de Telegram de la brigada rusa existe una publicación sobre la retirada de las tropas de la parte controlada por Rusia de la región de Kherson, señalando que la presa fue explotada para la detonación, dijo Molfar analytics en un informe.

La brigada rusa dijo que «estimaba la probabilidad de que los rusos exploten la presa en un 70%».

De hecho, en una publicación de Telegram del 21 de octubre de 2022, menos de un mes antes de que las fuerzas ucranianas liberaran a Kherson, 205th brigada dijo que la toma de Kakhovka fue explotada. Ese mismo día, el presidente ucraniano Volodymyr Zelenskyy alertó a los socios occidentales de que los rusos habían minado la presa.

«Hay información confirmada de que hemos extraído la presa y la haremos explotar en caso de avance descontrolado del enemigo. Cita del plan de operaciones», en el 205th La brigada dijo en un comunicado de octubre que revelaba que los rusos tenían previsto retirarse en la región de Kherson.