Sáb. Jul 20th, 2024
El Supremo ruso avala prohibir el movimiento LGTBI por “extremista” | Internacional
Rusia Homofobia LGTBI
Oleg Nefédov, juez del Tribunal Supremo ruso, este jueves en Moscú.MAXIM SHEMETOV (REUTERS)

Sin testigos ni defensa, “el movimiento LGTBI” ha sido declarado “extremista” por el Tribunal Supremo ruso en una sesión a puerta cerrada donde solo han estado presentes los representantes del Ministerio de Justicia, el departamento que instigó que las personas de este colectivo sean incluidas a partir de ahora en la misma lista que los terroristas. Es la última iniciativa del Kremlin, por ahora, contra esta población; después de haber criminalizado hablar en público a favor de los homosexuales ―por considerarlo “propaganda contra los valores tradicionales”― o de haber prohibido el cambio de sexo a las personas trans, un derecho reconocido por la ONU. Una vez entre en vigor la medida, que según la organización LGTBI Pervy Otdel no será antes del 10 de enero, todos los activistas LGTBI correrán el riesgo de ser condenados penalmente.

La condena por extremismo contempla penas de hasta 12 años de prisión. Según las organizaciones LGTBI, manifestarse con la bandera arcoíris, participar en actos de este colectivo o ver un canal de Telegram en público, por ejemplo, en el metro, podrían ser motivo suficiente para ser detenido. Justamente, uno de los objetivos que persigue el Kremlin con esta iniciativa es relegar al ostracismo a las plataformas defensoras de los derechos LGTBI. Nada más conocerse el anuncio del Supremo, estas han perdido entre cientos y miles de seguidores en las redes sociales porque cualquier relación con “organizaciones extremistas” puede ser considerado un delito en Rusia.

Los activistas han tratado de tranquilizar a las personas LGTBI, cuya libertad de expresión es atacada desde hace años. “Incluso en las más amplias interpretaciones jurídicas [de este fallo], el hecho de tener una identidad de género y una orientación sexual no implica ser acusado de extremista”, ha recalcado en un comunicado la plataforma de abogados Vyjod (Salida, en ruso).

La sesión del Tribunal Supremo fue declarada secreta. Los periodistas solo pudieron escuchar el fallo. Decenas de medios y canales independientes rusos han mostrado su solidaridad con el colectivo y han incluido la bandera LGTBI en sus logotipos.

“Incitación al odio social y religioso”

El Ministerio de Justicia ruso puso como pretexto para declarar extremistas a las personas de este colectivo que supuestamente “incitan al odio social y religioso”. De hecho, el Kremlin acusa a Occidente de defender los derechos de las personas LGTBI con la supuesta intención de desestabilizar a Rusia, e intenta justificar así la discriminación contra el colectivo.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

Suscríbete

Esta misma semana, en la sesión anual del ultranacionalista Consejo Mundial del Pueblo Ruso, el presidente, Vladímir Putin, volvió a insistir en que la guerra en Ucrania, además de simbolizar la defensa de lo que considera el Mundo ruso, una civilización que abarcaría más allá de sus fronteras; es también una pugna por los “valores tradicionales” frente al modelo social de Europa y América. “En Occidente no solo practican la cancelación cultural, sino que han abolido la educación en las humanidades. Como resultado, su cultura y su educación se vuelven primitivas. Muchas materias clásicas han sido eliminadas de los planes de estudios occidentales para ser reemplazadas por algo de género y pseudociencias”, afirmó el mandatario en presencia del patriarca de la Iglesia ortodoxa Rusa, Kiril, ante quien defendió también la familia tradicional, “no solo como la base del Estado y de la sociedad, sino como una fuente de moralidad”.

Sigue toda la información internacional en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

_